#narraluz 7

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Otro Narraluz equilibrado y con una sinergia tremenda entre imagen y texto. Pero bueno, a estas alturas, ya me lo esperaba 😉

    Esta vez, en lugar de alimentarse el texto de la imagen y viceversa, habéis ido en paralelo, como los gajos de una horca. Porque de eso se trataba, de aventar lo valioso oculto en la paja.

    Y lo habéis conseguido: entre los dos dibujáis una escena gris y sin pretensiones solo al primer vistazo, pero que enseguida se descubre que está llena de luz y de colores. De los destellos de todos aquellos que no pretenden brillar. Curiosamente, mirad lo que ha publicado Jose esta mañana:

    http://mambre.wordpress.com/2012/12/18/un-cura-normal-y-poco-mas/

    El otro día volví a ver Matrix Revolutions, y hubo una escena que no recordaba y que me encantó. El malo le pregunta al héroe por qué sigue luchando, si el amor es solo una palabra, si no puede estar seguro de aquello por lo que lucha. Y el protagonista responde: «Porque lo he elegido.»

    Habláis de personas que han elegido, que han apostado. Por encima de las seguridades, de las apariencias, de las tendencias, ellas han hecho su apuesta, y esa apuesta humilde, sencilla, sin alharacas, eleva su dignidad y les hace ser luz y belleza en mitad del mundo. De esa belleza impactante que solo se descubre tras la segunda mirada o la primera conversación.

    Me gusta mucho cómo habéis expresado entre los dos un detalle fundamental: la luz se descubre en la relación. En la mirada (del que observa o del que es mirado), en el gesto, en la sonrisa. Pero siempre en relación con. Si el otro, no hay luz. Es más, tampoco la luz es nuestra: solo podemos reflejarla. Nos viene dada y es para darla, o no es. Esto es lo que han comprendido los protagonistas del Narraluz de hoy, y el cura normal de Jose, y por eso son capaces de brillar con esa intensidad. Qué suerte que haya personas así.

    No puedo menos que recordar las palabras de la mujer que más ha brillado nunca: «(…) porque ha mirado la humillación de su esclava.»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *