#narraluz 12

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Las palabras se dibujan como un pentagrama, como las cuerdas de un violín. Líneas paralelas que son vidas, compañías de un momento (una familia que se para a escuchar a un violinista en la calle, y luego sigue su camino) o para siempre (como la madre y su hijo del relato, como el padre y su hija de la foto). Líneas de carne entorchada que apuntan, siempre, al infinito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *